Justo en el momento más importante y decisivo por cuenta de la reacción positiva que tuvo el equipo en la Liga Águila I con cuatro partidos sin perder y en los que consiguió 10 puntos de 12 disputados, y cuando necesitaba sumar para acercarse al objetivo de clasificar entre los mejores 8 equipos del fútbol profesional colombiano, el Once Caldas cayó derrotado este sábado en su estadio por la mínima diferencia a manos de un modesto Jaguares que se salvó de una goleada y que supo aprovechar una de las tres claras oportunidades de gol en el encuentro.                

El partido que se jugó en el estadio Palogrande de Manizales, se inició con un equipo local descollante en generación de opciones de gol gracias al empuje de sus jugadores, a las transiciones de juego de defensa a ataque, al aprovechamiento de la salida por los costados y a la dinámica del delantero Ménder García que fue rápido y ágil, aunque no supo definir en cuatro oportunidades claras para marcar.             

El local se atragantó de gol y con el paso de los minutos y la incapacidad para concretar la ansiedad le pasó factura de cobro. Fue así como en una de las pocas salidas del visitante y después de una atajada del arquero del Once, Gerardo Ortiz, ante remate de Harrison Mojica, el balón le quedó a Jhon García que en un aparente fuera de lugar solo tuvo que meterla al arco del conjunto blanco.

Con ese gol Jaguares se hizo grande en defensa y su arquero José Escobar se erigió en figura pues atajó por lo menos cinco pelotas más de gol y terminó salvado por el vertical derecho en un remate fuerte de Javier Reina en el segundo tiempo y por la incapacidad de los jugadores del Once que no hilaron bien las llegadas de ataque mientras fueron presa del desespero y la ansiedad.        

 El pitazo final cayó como un mazazo entre los cerca de 12 mil hinchas que fueron al Palogrande (9.212 fue el reporte oficial de asistencia) con la ilusión de ver sumar al equipo que venía en alza futbolística y metido dentro de los 8 mejores.             

 Tendrá que trabajar mucho en definición el equipo que orienta el profesor Hubert Bodhert pues no puede ser que se fabriquen seis o siete oportunidades claras de gol y no se marque ninguna dejando ver varias veces que faltó contundencia y serenidad frente a la presión del rival.         El Once deberá trabajar muy duro estos domingo y lunes antes de viajar a el martes a la capital santandereana donde enfrentará a Bucaramanga a las 7:45 de la noche en el partido de apertura de la fecha 16.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *