Para dar respuesta y estudiar la alerta temprana 021 del 2019 que emitió la Defensoría del Pueblo en la que argumenta que en el Oriente de Caldas hay un ambiente de posible asesinato a líderes sociales, además de cultivos ilícitos y la presencia de grupos armados ilegales, las autoridades departamentales y de los municipios realizaron un consejo de seguridad.

El secretario de gobierno de Caldas, Carlos Alberto Piedrahíta, aseguró que los riesgos de asesinatos a líderes sociales y otros delitos no tienen el foco principal en territorio caldense, sino en municipios vecinos como Sonsón y Nariño (Antioquia).

Finalizado el consejo de seguridad se llevó a cabo la reunión de la Comisión Intersectorial para la Respuesta Rápida a las Alertas Tempranas (CIPRAT) con presencia también de la Defensoría del Pueblo y delegados del Ministerio del Interior. Al finalizar la reunión y después de escuchar las intervenciones de cada entidad se decidieron medidas para la  pronta atención a los riesgos en el departamento en materia de seguridad.

La alcaldesa de Samaná, Gloria Inés Ortiz, dijo que este encuentro fue muy productivo, ya que se logra hacer una evaluación muy minuciosa de las situaciones que se presentan en su municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *