Una denuncia ciudadana que ingresa a través de la línea 123 indicando que la menor se encontraba sola desde tempranas horas de la mañana, alertó a los uniformados quienes de inmediato disponen de la patrulla del grupo de infancia y adolescencia.

La pequeña era golpeada y la dejaban sin alimentación.

Al llegar al lugar a verificar el caso en la vivienda indicada, se evidenció que se encontraba una niña sola dentro de esta, la cual indicaba que la madre estaba viajando y el padre estaba trabajando, enseñaba golpes y laceraciones en piernas y brazos manifestando que se los había propinado su padre con un elemento contundente (palo).

También contó no haber desayunado y no haber comido nada, al parecer su padre la golpeaba constantemente.

El grupo de Infancia y Adolescencia y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar iniciaron el restablecimiento de los derechos de la menor, ya que se le vulneraron derechos como: la integridad física, la salud y la seguridad, la alimentación equilibrada entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *